Skip to content

Aprender a conducir con la realidad virtual

Aprender a conducir con la realidad virtual

Experimentar escenas de tráfico reales en primera persona, aprender las normas de circulación o resolver dudas in situ son algunos de los principales usos que la realidad virtual tiene para aquellos alumnos que están sacándose el carnet. Te contamos cómo las autoescuelas pueden aplicar esta tecnología.

Proyecto piloto
RACC ha presentado un proyecto piloto mediante el cual, alumnos de una de sus autoescuelas pueden sacarse el carnet de conducir con la ayuda de unas gafas de realidad virtual.

El objetivo es que los futuros conductores entiendan mejor a lo que se enfrentan en la carretera y aprendan a comprender situaciones complicadas en un entorno de total seguridad.

¿Quieres ver nuestros videos de realidad virtual?

Descarga la aplicación reseVred y podrás ver muchos más contenidos con tu teléfono móvil.

Cómo se utiliza
Para recrear las escenas en realidad virtual, los alumnos utilizan su propio teléfono móvil y unas gafas Cardboard. Para acceder a las distintas lecciones, deben hacerlo a través de una aplicación disponible para Android e iOS.

En ese momento, los estudiantes se pueden comunicar con un profesor y comenzar a experimentar la conducción en vivo. Para ello, la aplicación utiliza la vista panorámica 360º de Google Street View.

Aprender a conducir con la realidad virtual

Ventajas
Conducción por toda España: Los alumnos pueden conducir por todo tipo de carreteras españolas, algo que sería imposible de no ser por esta tecnología.
Experiencia en primera persona: Pueden experimentar en primera persona todo tipo de escenas de tráfico.
Clases personalizadas: Profesor y alumno interactúan al instante a través de las gafas de realidad virtual.
Menos prácticas al volante: El conocimiento previo de situaciones reales gracias a la realidad virtual hace que los alumnos necesiten menos clases prácticas, ya que a la hora de ponerse al volante, el entorno de circulación les resulta familiar.

Pese a todas estas ventajas, la realidad virtual debe entenderse como un soporte adicional para aprender a conducir. Nada puede sustituir a la experiencia real de ponerse al volante.


1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, con un promedio de 5,00 sobre 5)

Deja aquí tu comentario